Navigation – Plan du site

Turismo sostenible y diversificacion de la oferta en las islas Canarias (Espana)

Juan M. Parreno Castellano

Entrées d’index

Index géographique :

Canaries
Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Las primeras referencias sobre sostenibilidad ambiental se remontan seguramente a la I Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano celebrada en Estocolmo en 1972, al Convenio sobre el Patrimonio Natural Mundial, Cultural y Natural de la UNESCO y al posterior programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). En estas primeras declaraciones y programas se menciona la necesidad de la protección del medio ambiente del desarrollo y para el desarrollo. No obstante, hasta la aparición del informe Brundtand “Nuestro Futuro Común” en 1987 y la posterior cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992 el concepto de desarrollo sostenible no alcanza carta de naturaleza.

2En el ámbito del turismo, el acelerado crecimiento en la demanda turística con la generalización del modelo turístico de masas y el consecuente incremento de la oferta en las zonas receptoras ha puesto en evidencia los numerosos desequilibrios y perjuicios sociales y ambientales que se han generado, perjuicios que a medio o largo plazo terminan por alcanzar a la propia actividad turística. La definición de un modelo turístico sostenible no es, por tanto, sino la respuesta del propio devenir del sector.

3En cualquier caso, el concepto de turismo sostenible no se define de un modo claro hasta la celebración del Congreso de la Asociación Internacional de Expertos Científicos del Turismo en 1991. En este evento, se señala que podemos entender que el turismo sostenible es aquel que mantiene un equilibrio entre los intereses sociales, económicos y ecológicos de las zonas receptoras (Valdés Peláez, 2001), concepto que sería luego asumido por los diferentes foros de debate que se han ido produciendo a lo largo de la década de los noventa, tales como la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible de Lanzarote de 1995 o la Conferencia internacional sobre Hoteles Sostenibles para Destinos Sostenibles de Maspalomas (2000), por citar algunos de los más representativos. La sostenibilidad así entendida no sólo supone la protección de los espacios y recursos naturales (tanto en lo que se refiere a la ocupación, uso y contaminación) sino también la protección y perdurabilidad de la propia actividad económica y de las características culturales y sociales de las zonas receptoras.

4Pero aún más, desde la Carta de Lanzarote el turismo sostenible se vincula a la apuesta por la calidad y a la diversificación de la oferta, por un lado, y al desarrollo económico local y redistribución equitativa de sus beneficios, por otro. En otros términos, la sostenibilidad sólo se consigue si se respeta el medio natural y cultural, se apuesta por ofertas diversas y de calidad y se logra un desarrollo social más justo en las zonas receptoras.

1. Hacia la definición de un nuevo modelo turístico en Canarias

5En Canarias, la apuesta por un modelo turístico sostenible se origina ante todo por el hecho de los perjuicios naturales y culturales que la actividad acarrea y por su carácter monolítico y poco diversificado. El desarrollo social y económico que el turismo ha generado en las Islas ha soslayado la cuestión de la implantación de modelos económicos más justos del punto de vista social, a pesar de que coexisten desequilibrios sociales y territoriales en las Islas.

6Efectivamente, hace ya algunas décadas que viene creciendo la preocupación sobre el desenfrenado crecimiento de la oferta turística en las Islas, crecimiento que está incidiendo progresivamente en los recursos naturales y culturales del Archipiélago. La oferta alojativa alcanzaba en el 2002 las 381.587 plazas, distribuidas en su mayoría en las islas de Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, lo que permitía que unos doce millones de estancias se produjeran al año. A ello habría que añadir un número también elevado de plazas ilegales y de segundas residencias dentro y fuera de los principales destinos turísticos.
A la par que el número de plazas y visitantes ha ido creciendo, la población del Archipiélago ha mostrado un dinamismo paralelo. Canarias se ha consolidado en las últimas décadas como un destino inmigratorio de peninsulares y extranjeros, impulsado por el sector turístico y por el arrastre económico que realiza en otras ramas productivas.

7Crecimiento turístico, crecimiento demográfico y crecimiento económico han conllevado una ocupación desmedida del suelo, un incremento constante en el consumo de recursos, un aumento progresivo de la presión sobre los espacios ambientales y un incremento de los procesos de contaminación, debido al desarrollo de un modelo turístico y económico que ha mostrado una escasa consideración por el medio ambiente y por la planificación de las acciones.

8Con este panorama, la diversificación de las motivaciones vacacionales de la población, el aumento de la conciencia ambiental entre la población canaria y entre los turistas que vienen a sus costas y el incremento de la oferta de otros destinos en el mercado europeo de invierno (Gobierno de Canarias, 2001) están favoreciendo que la oferta turística canaria, y en general el modelo turístico del Archipiélago, haya iniciado un tímido proceso en pos de una mayor diversificación de sus productos, una mayor calidad en los servicios y un carácter más sostenido de la actividad. En otras palabras, en los últimos años se estén poniendo las bases para la implantación de un modelo turístico diferente, basado en el incremento de los ingresos por turista y en el carácter sostenido de la actividad.

9Este cambio hacia un nuevo modelo está siendo propiciado fundamentalmente desde el ámbito administrativo. La descentralización autonómica en España y la transferencia de las competencias en turismo y ordenación territorial al Gobierno Autónomo, han propiciado que desde finales de los ochenta se hayan iniciado las primeras acciones de ordenación y planificación turística.
En relación con la ordenación de la oferta, un punto de referencia importante ha sido la aprobación de la Ley 7/1995 de 6 de abril de Ordenación del Turismo de Canarias, que ha instaurado el principio de unidad de explotación en la oferta alojativa como instrumento para una mayor racionalización en la gestión de los establecimientos y para la reducción de la oferta ilegal, objetivos que no se han cumplido como cabría desear.

10En lo que se refiere a la regulación del crecimiento, se han ido aprobando también diferentes documentos normativos y planes. En un primer momento, durante los ochenta y buena parte de los noventa, las acciones normativas y planificadoras fueron de ámbito insular. En cualquier caso las medidas adoptadas no han pasado de ser una solución de urgencia que ha intentado contentar a todos, a los intereses urbanizadores ya creados, a los diferentes municipios y a los que defendían un modelo turístico diferente y con tasas de crecimiento más moderadas.

11Sin embargo, desde mediados de los noventa, las acciones normativas han apostado por formular un modelo turístico de alcance regional basado en una concepción de sostenibilidad medioambiental y social más madura. En este sentido, la aprobación del D. 1/2000 de 8 de mayo sobre texto refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias se puede considerar el primer paso significativo en la implantación de este nuevo modelo, en la medida en que se aglutinaba la mayor parte de las acciones de ordenación territorial (protección de espacios naturales, ordenación del suelo rústico...) con los principios territoriales y urbanísticos que regulaban el crecimiento de las áreas turísticas.

12Tras este documento se han ido aprobando distintas regulaciones, algunas de carácter transitorio. Entre estos cabe citar la Ley 6/2001 de 23 de julio de medidas urgentes en materia de ordenación del territorio y del turismo de Canarias, que supuso una auténtica moratoria en el crecimiento turístico, al suspender los instrumentos de planeamiento de zonas turísticas que no estuvieran en ejecución y las licencias de nueva construcción, a no ser que fueran para la realización de alojamientos de turismo rural, los establecimientos hoteleros con cuatro o más estrellas relacionados con determinados equipamientos de ocio (palacios de congresos, campos de golf...) y los hoteles de cinco estrellas con condiciones especiales, entre otros supuestos.
Finalmente, mediante la Ley 19/2003 de 14 de abril, por la que se aprobaron las Directrices de Ordenación General y las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias se ha formulado un modelo global en el que se ha apostado por un crecimiento turístico diversificado, diferenciado, de calidad y sostenible ambientalmente.
Las Directrices, entre otras muchas cuestiones, abogan por el establecimiento de unos límites razonables y diferenciados insularmente al crecimiento turístico y por la recualificación de la oferta como principal instrumento de crecimiento. Junto a la formulación de este nuevo modelo, se ha procedido a la regulación de los estándares que deben cumplir los nuevos crecimientos mediante la aprobación del Decreto 10/2001, de 22 de enero.
Las nuevas opciones estratégicas que la planificación pública ha adoptado están empezando a calar en las iniciativas privadas en la medida en que los empresarios turísticos se han dado cuenta que los nuevos modelos de gestión sostenibles forman parte de las exigencias de la demanda.

13Sin embargo, en todo este proceso hacia un nuevo modelo observamos dos contradicciones claras. Por un lado, que el nuevo modelo no pasa en muchos casos de una mera formulación teórica, producto en gran medida de la falta de tiempo y de financiación y que, por otro lado, en muchas ocasiones la recualificación y diversificación de la oferta turística canaria no ha encajado de manera coherente con la apuesta por un crecimiento sostenido y por un turismo respetuoso con el medioambiente.

14Pues bien, estos dos aspectos serán analizados en los siguientes epígrafes. Se mostrará primero que tipos de acciones se han puesto en marcha para que el turismo en Canarias se desarrolle en claves medioambientales y que acciones de recualificación se han ejecutado. En segundo lugar, se explicarán las distintas opciones estratégicas por las que se han apostado a la hora de diversificar la oferta turística. Con el análisis de estos dos aspectos se quiere mostrar la aparente contradicción que sostenibilidad y diversificación parecen mantener.

2. La recualificación de los destinos: hacia una gestión sostenible de la oferta

15La recualificación de los destinos hacia fórmulas de más calidad respetuosas con el medio ambiente es una de las opciones estratégicas fundamentales del nuevo modelo turístico canario, tal como se apuntó en el epígrafe anterior. Con el propósito de plasmar las orientaciones planificadoras, se están concretando algunas actuaciones significativas tanto desde el sector público como desde el privado y desde los ámbitos normativo e instrumental. En el análisis de estas actuaciones se centrará este epígrafe.

2.1. La acción pública

16La acción pública presenta distintos niveles de desarrollo en función del ámbito administrativo que consideremos. A escala autonómica, las únicas iniciativas para la recualificación de los destinos han sido de carácter normativo. De este modo, se han aprobado algunas directrices que intentan que tanto los nuevos crecimientos como las zonas turísticas existentes en proceso de renovación se orienten hacia fórmulas de explotación sostenibles.
En el caso de los nuevos crecimientos, se ha regulado normativamente que el planeamiento urbanístico incluya sistemas generales de abastecimiento de agua, de depuración, evacuación y reutilización de aguas residuales, de eliminación y vertido de residuos sólidos y de transporte público colectivo, entre otros.

17Para las zonas existentes, la regulación normativa prevé la futura aprobación de Planes Territoriales Especiales para la mejora del paisaje urbano y Planes Especiales de Ordenación que regulen el equipamiento de espacios públicos, limpieza, recogida y tratamiento de residuos urbanos, funcionamiento de infraestructuras de suministro de agua y energía, limpieza de la arena de las playas, vigilancia ambiental en materia de ruido, higiene y contaminación… entre otras muchas cuestiones.

18Además se han aprobado tanto para nuevos crecimientos como para zonas de renovación disposiciones legislativas que han introducido determinaciones concretas en relación con la calidad y sostenibilidad de las edificaciones, relativas al ahorro energético y a la adopción de soluciones bioclimáticas, al consumo de agua, a la introducción de energía renovables e implantadas mediante cogeneración y a la de diseños domóticos.
A escala municipal, en cambio, se están llevando a cabo iniciativas para la recualificación medioambiental de los destinos. En este sentido, podemos distinguir los Planes financiados a través de programas europeos y nacionales (FUTURES), las Agendas Locales 21 y los Programas de recuperación de la oferta obsoleta.
Entre los primeros, cabe citar los Planes de Excelencia Turística, los Planes Insulares de Ordenación del Territorio y los Generales de Ordenación Urbana, estos dos últimos vinculados a la normativa de ordenación del territorio y del suelo.

  • 1 Dentro de este destino existen varios espacios naturales de gran valor ecológico: el complejo dunar (...)

19Uno de los ejemplos más significativos es el Plan de Excelencia Turística FUTURES Gran Canaria-Sur desarrollado en la zona de Maspalomas Costa Canaria, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana al sur de Gran Canaria, una zona que cuenta con unas 138.000 plazas alojativas, ya que este plan ha permitido la mejora de dotaciones y del paisaje de este destino y la introducción de algunas medidas que inciden directamente en la protección de los principales ecosistemas ambientales de la zona1. De igual modo, en algunos de los planes urbanísticos citados se han proyectado medidas claramente relacionadas con un concepto de turismo sostenible, tales como la reordenación del transporte público o la recuperación paisajística de zonas degradadas.

20La principal apuesta por el turismo sostenible por parte de las corporaciones municipales está siendo la elaboración de las Agendas Locales 21. Esta iniciativa arranca en España desde 1997, cuando la Secretaría General de Turismo y la Federación Española de Municipios y Provincias puso en marcha el Proyecto Municipio Verde (rebautizado posteriormente como Municipio Turístico Sostenible) con la finalidad de ofrecer a los municipios turísticos un modelo de gestión de carácter medioambiental a través de un Sistema de Gestión Medioambiental (SGMA) compatible con los requisitos establecidos en el Reglamento comunitario EMAS. Este modelo pretendía ser una estrategia de planificación y gestión de los destinos en la que se contemplara el medio ambiente y el impacto ambiental que genera las actividades turísticas al mismo tiempo que pretendía incidir en una mejora en la calidad de la oferta y en la satisfacción de los turistas.

21Posteriormente, a finales de los noventa, esta iniciativa ha tenido su continuación en la formulación de las Agendas Locales, que presenta la peculiaridad de implicar de un modo más decidido a los agentes privados en los planes de acción en pos del desarrollo sostenible (Font Borrás y Subirats, 2000)
En Canarias, precisamente desde finales de los noventa se ha iniciado una política que pretende que los municipios insulares elaboren sus propias Agendas Locales 21 (Romero González, 2001). Con este fin, se ha aprobado en primer lugar unas bases generales para que orienten a los municipios en el proceso de elaboración e implementación de las agendas locales.
Desgraciadamente, aunque buena parte de los municipios turístico han empezado el proceso que conlleva la creación de un modelo de desarrollo sostenible y han suscrito la Carta de Aalborg, aún no se han terminado de fraguar realidades concretas.

  • 2 En Canarias existen otras dos reservas de la Biosfera, la de los Tiles en La Palma, una zona relati (...)

22El único caso donde se puede hablar de un programa específico coherente con los principios de la Agenda Local es el de Lanzarote. La declaración de la Isla como Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1995 ha posibilitado la formulación más temprana de programas respetuosos con el medio ambiente2. De este modo, la “Estrategia de Lanzarote en la Biosfera (E.L+B)” supone un intento pionero de plasmar en un marco temporal de diez años un modelo de desarrollo sostenible que de cumplimiento a la declaración de este destino como Reserva de la Biosfera y a los principios definidos en la Estrategia de Sevilla que abogaban por el desarrollo de estrategias que reconduzcan la actividad económica hacia principios de desarrollo sostenible en zonas que conserven un gran valor ambiental.

23En concreto, los principales programas establecidos en la “Estrategia de Lanzarote en la Biosfera” pretenden:

  • La disminución en el crecimiento del número de camas a tan sólo un 1,5% anual entre 1997 y el año 2007.

  • El mantenimiento y restauración de los recursos naturales de la isla.

  • La gestión de los servicios básicos en clave ambiental (agua, energía eléctrica, residuos y transporte) de tal modo que disminuya el consumo de recursos a través de un aumento de la eficiencia en los sistemas de producción y distribución; se aminore la contaminación a través de la apuesta por métodos alternativos y decrezca el impacto de los residuos con la recogida selectiva, reciclado y reutilización de los mismos.

  • El impulso de una estrategia económica y turística que modere el crecimiento demográfico y favorezca la integración y cohesión social.

  • El incremento del bienestar social de la población y la reconstrucción de una identidad cultural en la isla, que permita la conservación y puesta en valor de sus elementos culturales y favorezca la integración cultural de sus habitantes.

  • La recuperación urbanística, económica y social de la capital insular, Arrecife, a través de un programa específico centrado en la rehabilitación urbanística, la integración social y revitalización económica de la ciudad.

  • 3 En 1999 se estimaba en algo más de 6.000 euros.

24Por último, en relación con el tercer instrumento para la recualificación de los destinos, la renovación de la oferta obsoleta, las acciones desde el poder brillan por su ausencia y esto a pesar de que es uno de los problemas más serios de algunos destinos de Canarias. Sólo para el caso de Gran Canaria, una de las islas donde este fenómeno alcanza una mayor importancia, el 27% de las plazas de alojamiento extrahotelero están en estado de deterioro según la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo. La solución a este problema es complicada, dado que la mayor parte de los complejos donde se encuentran estas plazas presentan una escasa rentabilidad y a que el costo por renovación por plaza es elevado3. A ello hay que sumar que la renovación conlleva el respeto de los nuevos estándares turísticos aprobados en el 2001, lo que determina que los complejos tengan que perder algunas camas con el fin de cumplir las nuevas disposiciones en relación con la superficie de espacio libre, piscina, solarium o aparcamiento por cama, entre otros criterios, o incrementar la superficie construida en algunos casos.

25A ello hay que sumar que no se ha aprobado ninguna normativa autonómica al respecto ni ningún plan de acción. Las únicas medidas aprobadas en este ámbito son de carácter fiscal, contemplándose la posibilidad de que los empresarios que deseen renovar sus instalaciones puedan beneficiarse de deducciones de la base imponible en el impuesto de sociedades según las previsiones de la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC)
Por consiguiente, la actuación municipal se está reduciendo a la elaboración de inventarios en aquellas zonas donde se cree se concentra la mayor parte de la oferta obsoleta con el objetivo de elaborar en el futuro planes de intervención.

2.2. La actuación privada

26Desde el ámbito privado existen algunas iniciativas a destacar en pos de una gestión sostenible de la actividad turística. En este caso, las estrategias se han orientado a la puesta en marcha de sistema medioambientales de gestión y a la obtención de eco etiquetados en los productos.
A lo largo de los noventa algunos establecimientos alojativos intentaron mejorar la calidad de sus sistemas de producción de tal manera que les permitiera ser acreedores de las certificaciones ISO 9001, ISO 14001 y OSHAS 18001. De especial interés resulta la certificación ISO 14001 en la medida en que garantiza la adopción de sistemas de gestión medioambiental en las empresas. Se trató de una iniciativa escasamente refrendada por la mayor parte de los agentes económicos pero que tuvo un importante valor demostrativo.

27Posteriormente, el hecho de que el reciente Reglamento (CEE) 761/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de marzo que ha reformulado el sistema de acreditación medioambiental EcoManagement and Audit Scheme (EMAS) que había sido aprobado en 1993, haya permitido que los negocios turísticos puedan adherirse voluntariamente, está abriendo nuevos horizontes en la adopción de sistemas de gestión medioambientales en los servicios turísticos de Canarias.

28La regulación sobre el proceso para la aplicación en la Comunidad Autónoma de Canarias de este nuevo reglamento comunitario que ha realizado el Gobierno de Canarias a través del Decreto 35/2002 de 8 de abril y la posibilidad de conceder subvenciones que permitan financiar en parte el proceso de acreditación está suponiendo que un número creciente de empresas esté interesadas por obtener este tipo de certificación, máxime cuando es obvio que está teniendo una repercusión directa en la contratación turística. Además, la elaboración de Guías desde el Gobierno Autónomo para favorecer la generalización de las certificaciones EMAS en el sector turístico está además potenciando esta opción (Gobierno de Canarias, 2000)

29Aún así, en el caso del Archipiélago son pocos los establecimientos que han conseguido esta certificación. A fecha de noviembre de 2003 estaban inscritas en el Registro EMAS de Canarias cuatro empresas alojativas, dos hoteleras y dos extrahoteleras, pero había obtenido subvención del Gobierno de Canarias ese mismo año otras once localizadas en Tenerife (5), Lanzarote (4), Fuerteventura (2) y La Gomera (1) En casi todos los casos se trata de empresas independientes de pequeño y mediano tamaño, de tal modo que no suelen formar parte de grandes cadenas alojativas.

30Aunque los establecimientos en Canarias de las grandes cadenas no han obtenido este tipo de certificación, estos llevan realizando prácticas de gestión propias relacionadas con el medio ambiente. Por ejemplo, los establecimientos de la cadena RIUS han realizado un diagnóstico ambiental de sus instalaciones y servicios en los que se diagnostica la situación de las aguas residuales y los residuos, del consumo energético y del consumo de agua, del ruido, del diseño y de la adaptación al paisaje de los establecimientos, de las zonas verdes, del empleo de productos alimenticios locales y otros muchos aspectos, con la intención de establecer un Sistema de Gestión de Calidad que permita una gestión más equilibrada de sus establecimientos (Rullan Colom, 2000a) Además, hace tiempo que en sus hoteles se han llevado a cabo iniciativas como el “desayuno ecológico” (Rullam Colom, 2000b)

31Otras grandes cadenas como Sol Meliá o Barceló han elaborado manuales de buenas prácticas ecológicas desde la segundo mitad de los noventa, en los que se incluyen la realización de objetivos relacionados con aspectos como el ahorro energético, la recogida selectiva de basura y el tratamiento de residuos sólidos o el ahorro en el consumo de agua. Además cuentan con establecimientos, en este caso fuera de Canarias, con certificaciones EMAS e ISO 14001.

32En otros casos se ha apostado por obtener otras certificaciones igualmente prestigiosas. Este es el caso de los 15 hoteles y complejos extrahoteleros y seis restaurantes que han obtenido a día de hoy el distintivo “Q” que el Instituto para la Calidad Hotelera Española concede como respuesta al mantenimiento de procesos de producción con una calidad acreditada. Se trata, no obstante, de un número escaso de certificaciones si tenemos presente que para el conjunto del país han sido certificados 264 establecimientos alojativos. Aún más escaso es el registro de empresas que ha conseguido alguna certificación del Instituto de Turismo Responsable dentro de la marca Biosphere Hotels.

33La aplicación de principios medioambientales en la explotación de los negocios turísticos está, por tanto, en sus albores debido a que, en muchas ocasiones las necesidades de renovación y de explotación turística terminan postergando la implantación de sistemas de gestión medioambiental y de calidad.
El campo del eco etiquetado está aún menos desarrollado en la medida en que su reforma normativa ha sido más reciente. De hecho hasta el año 2003, mediante la Decisión 2003/287/CE de 14 de abril no se han establecido las condiciones de eco etiquetado de los servicios de alojamiento turístico. Lo que si parece estar teniendo una mayor repercusión en la actualidad es el hecho de que bastantes alojamientos turísticos sólo adquieren productos y servicios que han obtenido su respectiva eco etiqueta, como una manera de garantizar la puesta en marcha de sistemas de gestión medioambiental.

3. La diversificación de la oferta

34El reto del sostenimiento de la actividad turística en Canarias requiere de la captación de nuevos segmentos de demanda y de la rápida y adecuada adaptación de la oferta insular a los cambios continuos en las motivaciones vacacionales de la misma.
La diversificación, como opción estratégica fue ya apuntada en el Libro Blanco del Turismo Canario (Gobierno de Canarias, 1997a), primer diagnóstico estratégico del sector que se ha realizado en Canarias desde el gobierno autonómico, y se materializó, aún de un modo difuso, en la reciente aprobación de las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias (2003)
En la práctica la diversificación de la oferta se ha orientado de dos maneras diferentes. Por un lado, la reorientación de una parte del crecimiento de las ciudades turísticas litorales hacia la satisfacción de nuevos segmentos de demanda o hacia el desarrollo de servicios complementarios de la oferta destinada al mercado turístico de invierno. Por otro lado, la implantación de nuevos productos fuera de los ámbitos turísticos tradicionales.
En el primer caso, la principal opción estratégica es el desarrollo de la oferta ligada al turismo del golf, al turismo náutico y al desarrollo de eventos, en especial, de congresos. En el segundo, la implantación del turismo en el medio rural.

3.1. El turismo de Golf

35El turismo ligado al Golf es una de las apuestas más firmes a tenor de la magnitud y de la evolución del número de practicantes en los mercados emisores, incluido el español, y del elevado nivel de gasto que este tipo de turista realiza. Según diversas estimaciones los turistas que vienen a practicar golf a las Islas gastan hasta tres veces más que un turista medio de sol y playa (DELPHI Consultores, 1996; ISTAC, 1999) Además, la proporción del gasto que se realiza en destino es mayor que en otros casos. Se estima que el 47% de los ingresos generados a través de paquetes se queda en destino, que la contratación directa tiene más incidencia que en otros segmentos de demanda y que el “pocket money” genera cuantiosos beneficios en las zonas receptoras (Escorza Doblas, 2001)

36La moratoria turística aprobada en 2001 excluyó la edificación de oferta alojativa que se vinculase a la realización de nuevos campos de golf. Como consecuencia, la aprobación de planes urbanísticos con estas instalaciones deportivas ha crecido espectacularmente.
En la actualidad existen trece campos distribuidos por las Islas de Tenerife (7), Gran Canaria (3), Lanzarote (1), Fuerteventura (1) y La Gomera (1), formando parte de urbanizaciones y resorts, a los que habría que sumar otros tres campos situados en las cercanías de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife (Figura 1).

Figura 1. Localización de campos de Golf en las Islas Canarias (2004)

Figura 1. Localización de campos de Golf en las Islas Canarias (2004)

37El objetivo de convertir al Archipiélago en una región golfística parece no haber acabado y que en el futuro la red de instalaciones seguirá creciendo, amparado por el elevado valor añadido por visitante y la economía de escala que genera y por el hecho de que el turismo de golf se convierte en una opción alternativa consolidada cuando la oferta llega a constituir una región golfística (Priestley y Sabi Bonastre, 1995) Por ejemplo, sólo en la Isla de Gran Canaria, ya que la situación en Tenerife parece más saturada, están en construcción o en proyecto otros cuatro campos de golf.

38No obstante, los beneficios medioambientales y territoriales no parecen del todo claros. Sus detractores argumentan que el golf es una mala inversión desde el punto de vista del espacio consumido por turista, punto de vista de gran importancia si tenemos presente el reducido tamaño de las Islas y la escasa proporción de suelo con pendientes reducidas. Además, dado que conlleva un crecimiento de la oferta alojativa ya que la construcción de un nuevo campo sólo es rentable si se edifica conjuntamente nuevas camas, va en detrimento del nuevo modelo turístico que se quiere implantar en las Islas y se puede convertir en una justificación para el negocio inmobiliario. Por último, desde el punto de vista ambiental, las principales críticas que se señalan giran en torno a que este tipo de instalaciones puede generar determinados procesos contaminantes y supone el consumo de grandes cantidades de agua, elemento este último que puede incidir en el precio de un recurso escaso en las Islas (Gobierno de Canarias, 1993)

39En contrapartida, el desarrollo de sistemas de gestión ambiental en las nuevas instalaciones, la aplicación de técnicas de riego y de conservación del césped, la correcta ubicación de los proyectos en áreas degradadas y el control exhaustivo del número de campos y nuevas plazas alojativas son algunas de las medidas que pueden disminuir los efectos negativos del turismo de Golf (Blanquer Criado, 2002) En el caso de Canarias, se viene reclamando la necesidad de un Plan Sectorial de Ordenación que no termina por llegar (Febles García y Rodríguez Real, 1997) Además sería necesario un marco legal propio en el que se contemple las especificidades medioambientales del Archipiélago y se apueste por una integración mayor de las instalaciones para la práctica del golf en el paisaje y en el territorio insular (Prado Pérez, 1999).

3.2. El turismo náutico

40El desarrollo del turismo náutico es otra de las opciones estratégicas por las que se ha apostado claramente en el Archipiélago, dadas las expectativas que este segmento parece tener en el mercado europeo (Esteban Chapapría, 2000) En este caso se está intentado desarrollar un mercado ligado a vacaciones en embarcaciones de recreo y de grandes cruceros. En relación con las primeras, en Canarias existen 30 puertos deportivos, lo que contabiliza un total cercano a seis mil amarres (Figura 2). Esta cifra se verá incrementada en los próximos años con la construcción de nuevas instalaciones y con la ampliación de otras. Por ejemplo, sólo en Gran Canaria, la isla que cuenta con un mayor número de amarres se pasará de nueve a trece puertos, y de 2.414 a 4.664 amarres. De modo paralelo, ha crecido considerablemente en los últimos años el número de embarcaciones dedicadas a ofrecer paseos marítimos de carácter deportivo, recreativo o destinado al avistamiento de cetáceos. En la actualidad se cifra en más de 750 las embarcaciones que realizan paseos y actividades marítimas en Canarias, según la Asociación de Empresarios de Ocio Marítimo, lo que supone que el 20% de la facturación nacional se concentre en las Islas.

41En relación con la captación de grandes cruceros, se han planteado continuos proyectos de ampliación de la capacidad de atraque y de recepción de los principales puertos insulares con el fin de aumentar la acogida de barcos de gran tonelaje al mismo tiempo que el número de embarcaciones que hacen escala en las islas no para de crecer.

Figura 2. Localización de los Puertos Deportivos de las Islas Canarias (2004)

Figura 2. Localización de los Puertos Deportivos de las Islas Canarias (2004)

42El elevado nivel de gasto de los turistas náuticos y de los cruceristas (Méndez de La Muela, 2003) y las potencialidades de Canarias son el principal leitmotiv del desarrollo de esta actividad (EDEIC, 1990) Pero este intento por diversificar la oferta turística canaria no está exento de ciertos riesgos ambientales. En este sentido, la ubicación de algunos puertos deportivos puede ocasionar consecuencias irreparables en la dinámica costera. El caso del puerto deportivo proyectado en la zona de Bahía Feliz, en la ciudad turística de Maspalomas, al sur de Gran Canaria, es uno de los más graves. Este puerto que tendrá una capacidad de amarre de 435 embarcaciones y una superficie abrigada de 60.000 m2, generará serias repercusiones en la dinámica morfogenética del complejo dunar existente en la zona de Maspalomas, debido a que alterará el proceso de circulación de la arena y perjudicará el proceso de carga del complejo dunar (Hernández Calvento, 2002)

  • 4 Canarias es un destino de primer orden en el avistamiento de cetáceos. Esto ha motivado que desde e (...)

43De igual modo se ha apuntado también que la proliferación de embarcaciones puede incrementar la presión sobre importantes recursos ambientales. En el caso, por ejemplo, de las embarcaciones especializadas en el avistamiento de cetáceos, a pesar de la existencia de una normativa autónoma que regula las condiciones de avistamiento4, el creciente número de licencias y la existencia de barcos que operan fuera de ordenamiento repercute que en temporada alta la presión que se realiza sobre los recursos pueda ser excesiva (Urquiola Pascual, 1996 y 1998)

3.3. El turismo de congresos y convenciones

44La tercera vía de diversificación se dirige hacia el turismo de Congresos y Eventos. Esta modalidad turística, que también se está desarrollando en los principales núcleos urbanos de Canarias, parece respaldada por el crecimiento continuo que se registra en el número de eventos tanto a escala nacional como internacional y por el elevado gasto per cápita de los turistas.

45Según la Spain Convention Bureau el número de reuniones en España (considerando congresos, convenciones y jornadas) creció de 3.102 a 12.563 entre 1995 y 2002, mientras que el de delegados aumentó en este periodo un 329% llegando a una cifra algo superior a los dos millones y medio (BCF Consultors, 2003) Además, si tenemos en cuenta que en la temporada de invierno (de Octubre a Abril, inclusive) se celebra casi el 52% de los eventos y que las ciudades medias y las zonas turísticas parecen que se han consolidando en el mercado de congresos, podemos afirmar que las potencialidades de Canarias parecen ser sólidas

  • 5 La Lanzarote Convention Bureau elevaba el gasto medio diario de los que habían asistido a una activ (...)

46Por su parte, el gasto medio por día alcanzó en 2002 los 333,34 Euros, un 48% más que en 2001. Se trató de un gasto extraordinariamente diverso, distribuido en alojamiento (30%), inscripción (27%), compras (15%), comidas (12%), ocio (7%) y transporte interno (5%), entre otros conceptos5. Todo ello ha incidido en que la repercusión económica del mercado de reuniones fuera cada vez mayor. Ya en 1997 los ingresos relacionados con el turismo de congresos alcanzaban los 780,16 millones de euros en España (BCF Consultors, 1998), una cifra que parecía en aquel entonces estimable. En el 2002 ha alcanzado los 2.349,27 millones de euros. A estos habría que sumar los beneficios indirectos que genera en otros sectores económicos y los “metaeconómicos” (Figueira, 1996) entre los que se encuentra la repercusión en la imagen del destino, mejora de la vida sociocultural y enriquecimiento patrimonial de la zona receptora.

47Además de lo interesante que resulta este tipo del turismo, Canarias parece contar con instalaciones adecuadas para la recepción de turistas de eventos. Sus infraestructuras de acceso y permanencia (Gámir Orueta, 1999) son muy apropiadas para la implementación de ese clase de actividad, dado que cuenta con las propias del turismo de sol y playa y con una oferta amplia de hoteles de cuatro y cinco estrella, los preferidos de los delegados; a lo que hay que sumar que en los últimos años han mejorado considerablemente las infraestructuras de estancia, gracias a la edificación de varios palacios de congresos y auditorios (Figura 3), a la existencia de dos universidades y a la adaptación que algunos hoteles están acometiendo con el fin de captar este tipo de demanda, tanto en lo que se refiere a sus instalaciones como en sus modelos de comercialización (Parreño Castellano, 2001) .

Figura 3. Auditorios y palacios de congresos y convenciones en las Islas Canarias (2004)

Figura 3. Auditorios y palacios de congresos y convenciones en las Islas Canarias (2004)

48En este momento se contabilizan nueve palacios de congresos y auditorios repartidos entre Tenerife, con cinco, Gran Canaria, con tres y Lanzarote, con uno. Algunos se han convertido en auténticos referentes en la imagen de los destinos, tales como el Auditórium Alfredo Kraus en Las Palmas de Gran Canaria, el Centro Internacional de Ferias y Congresos y el recién inaugurado nuevo Auditórium de Santa Cruz de Tenerife. Se trata de una oferta, a la que habría que sumar algunos centros culturales con capacidad e instalaciones adecuadas, que permite el mantenimiento de un volumen importante de eventos.

49Igualmente existen cuatro convention bureaus: la de Tenerife, perteneciente a la Sociedad de Promoción Exterior de la Isla, la de Las Palmas de Gran Canaria, la de Maspalomas, estas dos últimas en Gran Canaria, y la de Lanzarote. A ello habría que sumar un creciente número de empresas de servicios y de organizadores profesionales de congresos.
Sin embargo, a pesar de todo, la repercusión de esta actividad es aún escasa en el turismo de Canarias, en especial en los principales destinos de sol y playa y esto a pesar de que algunos como Maspalomas, Puerto de la Cruz o Costa Adeje han realizado importantes infraestructuras.

50El alejamiento de Canarias con respecto a sus competidores españoles y europeos, la falta de tejido empresarial en las Islas y por tanto el escaso peso de los clientes insulares y las dificultades por adaptar este tipo de actividades al chárter aeronáutico pueden ser las principales causas. No obstante el escaso interés por esta actividad por parte de los agentes hoteleros en invierno, momento en que Canarias es más competitiva y la apuesta por el turismo de sol y playa en ese momento condiciona el éxito relativo de esta modalidad turística, en especial en las ciudades vacacionales de Canarias.

4. El modelo turístico rural de Canarias

4.1. La oferta de turismo rural

51En relación con la implantación de nuevos productos fuera de los espacios turísticos tradicionales, la estrategia que se viene desarrollando está dirigida a la consolidación del turismo rural. El turismo rural en Canarias no emergió hasta el inicio de la década de los noventa, momento en que se intentó que el desarrollo rural integral y sostenible, tal como la normativa europea lo ha definido (COM –90- 438), se materializase en la diversificación económica del medio rural. Con este fin se pusieron en marcha varios programas cofinanciados con fondos comunitarios (LEADER, REGIS) que favorecieron la generación de algunas infraestructuras necesarias, tales como la rehabilitación de vías tradicionales de comunicación y viviendas rurales para fines alojativos. Anteriormente, la única actividad turística que se daba en las zonas rurales correspondía con las visitas que los turistas que se alojaban en los destinos costeros realizaban a cualquiera de los cuatro parques nacionales existentes en el Archipiélago (Durbán, 2002)

52En la actualidad gracias a las iniciativas puestas en marcha, a las que hay que sumar el Plan de Competitividad del Turismo Español (FUTURES) desarrollado por el gobierno central, la política de apoyo llevada a cabo por varias corporaciones y el esfuerzo que vienen realizando agentes privados, la oferta de turismo rural ha crecido exponencialmente en Canarias. De este modo, a finales de 2002 la oferta compuesta por casas rurales y viviendas autorizadas sumaba las 4.116 plazas, distribuidas en 925 establecimientos, de los cuales la mayoría estaban ubicados en las islas de La Palma y La Gomera, islas donde el turismo de sol y playa ha tenido una desarrollo escaso (Tabla 1).

Tabla 1. Oferta de Casas rurales y viviendas autorizadas en Canarias, 2002

Casas rurales

Viviendas autorizadas

Total

Establecimientos

Plazas

Establecimientos

Plazas

Establecimientos

Plazas

Gran Canaria

63

305

37

196

100

501

Lanzarote

18

149

34

224

52

373

Fuerteventura

4

34

0

0

4

34

Tenerife

74

391

18

95

92

486

La Palma

108

460

282

1090

390

1550

La Gomera

47

245

190

756

237

1001

El Hierro

30

99

20

72

50

171

Total

344

1.683

581

2.433

925

4.116

Fuente: ISTAC. Elaboración propia.

53A ello habría que sumar la existencia de algunos hoteles rurales además de otras instalaciones alojativas dirigidas a la realización de actividades en la naturaleza, tales como Aulas de la Naturaleza, Albergues, Campamentos o Áreas de Acampada (Gobierno de Canarias, 1997b).

54Por tanto estamos ante una oferta variada que de mantener las tasas de crecimiento que se vienen registrando en los últimos años, cosa que parece previsible, va a incidir en una mayor diversificación turística del Archipiélago y en el desarrollo de una fórmula alternativa en aquellas islas y comarcas donde el turismo costero no ha alcanzado un alto desarrollo cuantitativo, como se puede observar comparando las figuras 4 y 5.

4.2. El modelo turístico rural en Canarias

  • 6 No obstante la oferta también se ha enfocado a otras opciones como la realización de tratamientos d (...)

55El modelo turístico que se está desarrollando en el espacio rural de las Islas Canarias se caracteriza por su intento de mantener elevados estándares de calidad, por apoyarse en los recursos endógenos del medio rural, por estar dirigido a los mercados local, nacional e internacional, aunque a éste último con carácter preferente (Fuentes García, 1995) y por destinarse a segmentos de demanda cuyas motivaciones principales son la práctica de actividades agro turísticas, el disfrute y conocimiento del medio rural y de los espacios naturales de Canarias o el simple descaso6. En cualquier caso, se intenta huir de los modelos masivos y poco autóctonos que se ofrecen en otras zonas de Europa, que suponen la transposición de formas urbanas al medio rural (Fourneau, 1998).

Figura 4. Plazas en casas rurales en 2002

Figura 4. Plazas en casas rurales en 2002

Figura 5. Plazas en zonas costeras en 2002

Figura 5. Plazas en zonas costeras en 2002

56La calidad, y en concreto la calidad ambiental, y la diferenciación son las premisas que está guiando la implementación de la oferta. Por este motivo, en 1998 se aprobó un Decreto (D 18/1998 de 5 marzo) que establecía rigurosos estándares de calidad para los establecimientos de alojamiento de turismo rural (Izquierdo Trujillo, 2002).

57En la normativa canaria se establecieron dos tipos de alojamientos rurales: las casas y los hoteles, y dentro de las primeras se distinguió entre las casas de uso exclusivo y las de uso conjunto, es decir, compartidas con otros turísticas o con los propietarios del inmueble. Pues bien, en aras a mantener un elevado nivel de calidad y una naturaleza diferenciada de otras ofertas, la normativa obligó a que estos alojamientos se encontrasen normalmente aislados en suelo rústico, permitiéndose sólo la ubicación en zonas urbanas cuando formasen parte de cascos urbanos con valor histórico-artístico ubicados en un entorno rural.

58De igual modo, la regulación estableció que los inmuebles debían ser de arquitectura tradicional o de excepcional valor arquitectónico y que tendrían que haber sido construidos antes de 1950, excluyéndose incluso aquellos que aún siendo anteriores a esta fecha, hubieran sido ampliados en más de un 25% con posterioridad o lo hubieran sido sin respetar los parámetros arquitectónicos señalados. Es más, el entorno del inmueble debía responder también a tipologías aceptadas.

59Asimismo, se regularon las capacidades máximas de ambos tipos de alojamiento y los servicios que podían prestar. En relación con lo primero se optó por establecimientos de reducido tamaño. Las casas o las fincas no podían sobrepasar las 15 plazas en uso compartido y las 6 en uso exclusivo, no permitiéndose, en este último caso, que en una misma finca pudiera ofrecerse más de 36 plazas en diferentes inmuebles. Los hoteles no podían contar con más de 20 habitaciones dobles o individuales.
En relación con los servicios, en las casas se podía ofrecer además de alojamiento (incluido limpieza), los servicios complementarios de restauración, actividades de ocio relacionadas con el medio rural y con las labores agropecuarias.
En cuanto a los estándares de equipamientos y dotaciones, los niveles de exigencia eran igualmente elevados. Las viviendas debían contar con depósitos propios de agua, unas condiciones de iluminación y ventilación adecuadas, calefacción si estaban por encima de los 500
metros de altitud, sistema de evacuación de aguas residuales, recogida selectiva de basura y mobiliario y enseres acordes a las características del inmueble. Además las viviendas podían tener otras instalaciones y equipamientos complementarios, tales como aparcamiento, jardín, terrazas, parque infantil o piscina, lo que redundaba en una mayor categoría del inmueble. Se trata por tanto de una regulación que pretende crear una oferta de gran calidad y autenticidad.

60Además de una oferta singular de gran calidad, el modelo turístico rural que se quiere implantar en Canarias pretende fomentar fórmulas de comercialización alternativas al tradicional sistema implantado en las zonas costeras y que se ha basado en el establecimiento de contratos con operadores mayoristas preferentemente extranjeros, como instrumento para favorecer un modelo de desarrollo en las zonas rurales controlado desde las propias zonas rurales. Por tanto, buena parte de la comercialización se está realizando a través de las centrales de reserva pertenecientes a las asociaciones de empresarios turísticos del sector y se apoya en los nuevos instrumentos telemáticos (Mayo y Castells, 1998)

61Como consecuencia ha proliferado en todas las islas un número importante de centrales de reserva constituidas por asociaciones de empresarios del sector o por sociedades. Un ejemplo significativo de este modelo de comercialización lo constituye ACANTUR, una asociación de asociaciones insulares que actúa sin ánimo de lucro y que, creada en 1992, representa y aglutina más de mil plazas turísticas en casas rurales de Canarias.

62ACANTUR y sus distintas asociaciones insulares no sólo intervienen en la comercialización de la oferta de sus asociados, sino que también favorece la aplicación de Sistemas de Calidad en las casas rurales con el fin de que estas puedan optar a distintivos de calidad (trece casas rurales han obtenido la “Q” de calidad del Instituto para la Calidad Hotelera Española). Además realiza programas propios de evaluación y mejora de la oferta de sus asociados.

4.3. Carencias y contradicciones del modelo turístico rural

63La apuesta de un modelo de calidad, diferenciado y endógeno si bien ha repercutido de modo favorable en el mundo rural y en el mercado turístico insular, cuenta con numerosos obstáculos y no pocas contradicciones.
En primer lugar, el modelo canario adolece de falta de desarrollo de actividades empresariales complementarias, como es natural por otro lado de un destino turístico de escasa implantación y de reciente aparición. Aunque los servicios complementarios de turismo rural han ido creciendo, la oferta insular es básicamente alojativa, por lo que todavía no cabe hablar de una oferta integral, que es en sí la que mejor se ajusta a las necesidades de la demanda.

64En segundo lugar, la apuesta por la calidad de los alojamientos con la reglamentación de una normativa muy estricta, ha conllevado que hayan proliferado alojamientos turísticos extrahoteleros fuera de ordenamiento. En el año 2002 se contabilizaban 581 viviendas autorizadas con más de 2.400 plazas, lo que constituía una oferta parcialmente reglada de turismo rural que muchas veces era comercializada en igualdad de condiciones. Ni que decir tiene, que además de estos casos, existen otras viviendas que aún siendo explotadas no cuentan con ningún tipo de autorización. La ordenación adecuada de la oferta y la supresión de fórmulas no autorizadas debe ser uno de los principales objetivos en la actualidad.

65En tercer lugar, dado que la mayor parte de la oferta está siendo consumida, en especial durante el invierno, por turismo internacional, la comercialización a través de tour operadores se está consolidando, lo que parece contradecir la implantación de un modelo de desarrollo rural endógeno. La definición de un producto bastante caro en términos comparativos con otros destinos parece abocar el turismo rural de las Islas a los circuitos internacionales por lo que será difícil el desarrollo de fórmulas de comercialización independientes.

66Por último, el turismo rural está favoreciendo el crecimiento de los precios de los inmuebles y la llegada de inversores. Todo ello, si bien puede repercutir en la puesta en valor de muchos inmuebles abandonados, también puede incidir en el crecimiento de los precios de las viviendas y fincas y en el incremento de las dificultades para el desarrollo de actividades agrarias y para el mantenimiento de la población local. En este mismo sentido, hay que mencionar que la divulgación de los valores rurales incide en el incremento de la segunda residencia de extranjeros en Canarias, cosa que por otro lado empieza a tener una dimensión preocupante en algunas zonas.
No obstante no podemos dejar de mencionar algunos de los beneficios que el turismo rural está reportado. El primero, es que incide directamente en la recuperación patrimonial, tanto de las viviendas como de otras infraestructuras rurales y, por consiguiente, en el aumento del valor de los bienes rústicos.

67En segundo lugar, supone que fincas rurales se sigan explotando con los beneficios paisajísticos y medioambientales que esto conlleva y que de igual modo conlleve un aumento de la preocupación por el paisaje y el medio rural en Canarias.
En tercer lugar, puede llegar a suponer, sobre todo en la medida en que se vaya desarrollando las actividades turísticas complementarias, un tejido económico más diverso en el medio rural y que vaya a favor del mantenimiento de la población en las zonas rurales.

68Por último, incide en la imagen de marca de Canarias como destino, al colaborar en que esta se vaya disociando del concepto de turismo de masas de baja calidad.
Por todo ello, el turismo rural en Canarias es una apuesta que debe ser planificada y ordenada adecuadamente para que no termine incidiendo negativamente en los recursos territoriales que sustentan la actividad.

Conclusiones

69Hemos apuntado que como respuesta a la diferenciación de los gustos en la demanda, a la generalización de la conciencia ambiental entre los turistas y la población local y del crecimiento que se avecina de la oferta de invierno en el mercado europeo, se ha apostado por una reformulación del modelo turístico implantado en las Islas.
El nuevo modelo se estructura, al menos de manera teórica, en torno a tres ejes claves: calidad (incluida la calidad medioambiental), diversificación y diferenciación. Como consecuencia se ha decidido frenar el crecimiento de la oferta turística, se ha apostado por la introducción de fórmulas de gestión medioambiental en los destinos, se ha empezado un proceso que pretende captar nuevos segmentos de demanda en las zonas litorales, en torno al desarrollo de deportes náuticos y del golf especialmente, se está intentando generalizar el negocio turístico a otras áreas del territorio insular a través del turismo rural y el turismo de Congresos y se desea potenciar las modalidades y los productos turísticos que tienen una estrecha relación con los recursos endógenos de las Islas, entre otras muchas orientaciones no tan relacionadas con el enfoque de este artículo.

70Se trata de un intento que pretende conseguir que la actividad turística en Canarias sea sostenible medioambiental, cultural, económica y territorialmente. No obstante, el modelo definido mantiene algunas contradicciones que ya han sido apuntadas en los epígrafes anteriores en relación con las distintas modalidades turísticas. Por ejemplo, se decía que a pesar del deseo por implantar un modelo sostenible en las Islas, no se había realizado ningún Plan Sectorial que ordenase adecuadamente la oferta de golf que se está creando. Y algo similar señalábamos respecto al Turismo Náutico. La proliferación de puertos deportivos en zonas incluso de gran fragilidad ecológica no parece que sea una apuesta por un turismo equilibrado con el medio ambiente. La falta de control de la oferta de turismo rural fuera de ordenación o los efectos de la segunda residencia de extranjeros en Canarias son otros aspectos que difuminan la opción planteada por la Directrices del Turismo.

71Creemos que existe una dualidad clara entre las políticas que pretenden enfocar la actividad turística en claves medioambientales y las que apuestan por la diversificación. Ambas opciones estratégicas deberían armonizar sus objetivos.
No obstante, la principal contradicción existente en el nuevo modelo es que no se apuesta por una reconversión de la oferta existente. A pesar de que este aspecto es recogido en la ley canaria de turismo y en las recientes Directrices, no se ha realizado una acción programada al respecto. En el nuevo modelo se limita el ritmo de crecimiento pero se mantiene una apuesta por la expansión territorial y cuantitativa de la oferta cuando el número de plazas obsoletas o que no se ajustan a los nuevos gustos de la demanda se mantiene inalterable.

72Un modelo territorial sostenible en Canarias tiene que pasar, en primer lugar, por el decrecimiento en el número de plazas que a su vez sea compensado por el aumento de los ingresos generados por turista, y en segundo lugar, por la generalización de sistemas de gestión ambiental. La situación de sobre oferta del sector turístico es el principal problema de Canarias y, en este sentido, la desaparición de las plazas ilegales y la des-densificación y recualificación de las zonas con problemas de obsolescencia deben ser los objetivos prioritarios. Sin estas dos acciones, los nuevos crecimientos, aunque moderados, no aportarán nada significativo a la sostenibilidad del turismo en las Islas.

Haut de page

Bibliographie

BCF Consultors. 1998. Informe Estadístico del Turismo de Reuniones, 1997. Spain Convention Bureau.

BCF Consultors. 2003. Informe Estadístico del Turismo de Reuniones, 2002. Spain Convention Bureau.

Blanquer Criado D.V. 2002. El golf : mitos y razones sobre el uso de los recursos naturales. Valencia: Tirant Lo Blanch

Delphi Consultores Internacionales. 1996. Estudio para el desarrollo del turismo de golf en Canarias (Informe no publicado).

Durbán M. 2002. Ecoturismo en el parque nacional del Teide (Tenerife). Comunicación presentada en las Jornadas Técnicas EXPOTURAL’2002, Madrid, septiembre.

Edeic. 1990. Estudio de nuevos segmentos turísticos en Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria : Patronato de Turismo de Gran Canaria.

Escorza Doblas F. 2001. El turismo de golf en la Costa del Sol. Análisis geográfico. Málaga : Diputación de Málaga.

Esteban Chapapria V. 2000. Futuro y expectativas del turismo náutico. Valencia : Universidad Politécnica de Valencia.

Febles García J.M., Rodríguez Real, P.L. 1997. Los campos de golf en Canarias. Medio Ambiente Canarias, n° 4.

Figueira G. C. 1996. Perspectivas y tendencias del turismo de Congresos. La Cámara Informa, Cámara Oficial de Comercia de España en Francia.

Font Borrás Nuria E., Subirats J. 2000. Local y Sostenible : la Agenda 21 Local en España. Barcelona : Icaria.

Fourneau F. 1998. El turismo en espacio rural en Francia, Cuadernos de Turismo, n°1, p. 41-53.

Fuentes García R. 1995. El turismo rural en España : especial referencia al análisis de la demanda. Madrid : Instituto de Turismo de España

Gámir Orueta A. 1999. La actividad ferial y congresual en España. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, n°28, p. 39-60.

Gobierno De Canarias. 1993. Guía metodológica para la realización de estudios de impacto de campos de golf en las Islas Canarias. Las Palmas de Gran Canaria : Viceconsejería de Medio Ambiente.

Gobierno De Canarias. 1997ª. Libro Blanco del turismo canario. Las Palmas de Gran Canaria : Consejería de Turismo y Transporte

Gobierno De Canarias 1997b. Guía Canaria de equipamientos en la naturaleza. Las Palmas de Gran Canaria: Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente.

Gobierno De Canarias. 2000. Guía para la aplicación del Reglamento (CEE) 1836/93 en el Sector Turístico de la Comunidad Autónoma de Canarias. Las Palmas de Gran Canaria: Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente.

Gobierno De Canarias. 2001. Evolución del turismo en las zonas competitivas de Canarias. Consejería de Economía y Hacienda : Santa Cruz de Tenerife.

Hernández Calvento L. 2002. Análisis de la evolución del sistema de dunas de Maspalomas, Gran Canaria, Islas Canarias (1960-2000) Las Palmas de Gran Canaria : Universidad de Las Palmas de Gran Canaria .

ISTAC. 1999. Encuesta sobre el gasto turístico de Canarias, 1998. Las Palmas de Gran Canaria : Gobierno de Canarias.

Izquierdo Trujillo J. 2002. La gestión ambiental y los nuevos retos del turismo rural. Experiencia piloto en La Gomera. Comunicación presentada en las Jornadas Técnicas EXPOTURAL’2002, Madrid, septiembre.

Mayo M., Castells A. 1998. Turismo Rural y alternativo en Internet. Madrid : Anaya.

Méndez De La Muela G. 2003. Evolución del turismo náutico en España en los últimos treinta años: recreación o estatus social, una aproximación a la sociología del turismo náutico. Madrid : Universidad Complutense de Madrid.

Parreño Castellano J.M. 2001. Turismos Alternativos en San Bartolomé de Tirajana in Evolución e implicaciones del turismo en Maspalomas Costa Canaria, coord. José A. Hernández Luis y Juan M. Parreño Castellano, Las Palmas de Gran Canaria : Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana. p. 129-157.

Prados Pérez E. 1999. El turismo de golf como elemento de diversificación y diferenciación en el negocio hotelero. Gestiones de Hoteles julio-agosto, p. 38-45.

Priestly G.J., Sabi Bonastre J. 1995. Una modalidad turística en auge : el golf in La formación, la rehabilitació i les noves modalitats turístiques, Palma de Mallorca : Universitat de Les Illes Balears.

Romero González E.M. 2001. Bases para la implantación de la Agenda 21 Local : objetivos, procedimientos y estrategias: aplicación al caso de Canarias. Sevilla : Romero González, Eladio Martín.

Rullan Colom P. 2000a. Sistemática de diagnóstico medioambiental para Hoteles. Modelo Propio de RIU Hotels in II Jornades de Turisme i Medi Ambient a les Illes Balears, Palma de Mallorca: Institut d’Estudis Ecològics. p. 273-287.

Rullan Colom P. 2000b. Informe sobre la situación de actividades medioambientales – Hoteles RIU 1999- in II Jornades de Turisme i Medi Ambient a les Illes Balears, Palma de Mallorca: Institut d’Estudis Ecològics, p. 289-297.

Urquiola Pascual E. 1996. La observación de cetáceos en Canarias atrae cada año a 500.000 personas, Medioambiente Canarias, n°10, p. 3-5.

Urquiola Pascual E. 1998. La observación de cetáceos en Canarias atrae cada año a 500.000 personas, Medioambiente Canarias n°10, p. 9-12.

Valdés Peláez L. 2001. Turismo, desarrollo y sostenibilidad in Turismo y medioambiente, Madrid : Civitas.

Haut de page

Notes

1 Dentro de este destino existen varios espacios naturales de gran valor ecológico: el complejo dunar de Maspalomas, la laguna denominada “charca de Maspalomas” y un palmeral. El proyecto Oasis 2000 planteaba crear una zona de protección en el entorno de la Charca, medida que se ha materializado a través del Plan de Excelencia Turística.

2 En Canarias existen otras dos reservas de la Biosfera, la de los Tiles en La Palma, una zona relativamente reducida donde existe uno de los ecosistemas de laurisilva más diversos y mejor conservados de la Macaronesia y la de El Hierro, en el 2000, una isla de reducido tamaño (apenas 278 km2) en la que coexiste una gran riqueza natural con un modelo de organización y explotación del medio basado en la actividad agraria y en mantenimiento de bajas densidades demográficas.

3 En 1999 se estimaba en algo más de 6.000 euros.

4 Canarias es un destino de primer orden en el avistamiento de cetáceos. Esto ha motivado que desde el Gobierno Autónomo se haya aprobado un decreto que regula esta actividad (D. 320/1995 de 10 de noviembre por el que se regulan las actividades de observación de cetáceos)

5 La Lanzarote Convention Bureau elevaba el gasto medio diario de los que habían asistido a una actividad congresual en la Isla a 282 Euros en 2001, de los que un 36% correspondía a cuota de inscripción, un 32% a alojamiento, un 21% a ocio y regalos, un 9% a restauración y 2% a gastos en transportes dentro de la Isla.

6 No obstante la oferta también se ha enfocado a otras opciones como la realización de tratamientos de salud y sobre todo, a la realización de actividades deportivas en el medio rural.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Localización de campos de Golf en las Islas Canarias (2004)
URL http://etudescaribeennes.revues.org/docannexe/image/1343/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Titre Figura 2. Localización de los Puertos Deportivos de las Islas Canarias (2004)
URL http://etudescaribeennes.revues.org/docannexe/image/1343/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Titre Figura 3. Auditorios y palacios de congresos y convenciones en las Islas Canarias (2004)
URL http://etudescaribeennes.revues.org/docannexe/image/1343/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Titre Figura 4. Plazas en casas rurales en 2002
URL http://etudescaribeennes.revues.org/docannexe/image/1343/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Titre Figura 5. Plazas en zonas costeras en 2002
URL http://etudescaribeennes.revues.org/docannexe/image/1343/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 333k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan M. Parreno Castellano, « Turismo sostenible y diversificacion de la oferta en las islas Canarias (Espana) », Études caribéennes [En ligne], 9-10 | Avril-Août 2008, mis en ligne le 15 août 2008, consulté le 20 octobre 2017. URL : http://etudescaribeennes.revues.org/1343 ; DOI : 10.4000/etudescaribeennes.1343

Haut de page

Auteur

Juan M. Parreno Castellano

Profesora de Geografía, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus d’Études caribéennes sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Université des Antilles
  • Logo DOAJ (Directory of Open Access Journals)
  • Logo ERIHPLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences)
  • Revues.org